La experiencia de vivir una etapa de La Vuelta dentro del coche del Caja Rural – Seguros RGA

Tanto si eres muy aficionado al ciclismo como si es un deporte que sigues de refilón, lo cierto es que la experiencia de vivir desde dentro todo el trasiego de una gran ronda por etapas en el coche de equipo de Caja Rural – Seguros RGA es algo que no olvidarás y que te dará una perspectiva distinta de cada etapa de La Vuelta.

Hay que recordar que ese es un privilegio que han ido gozando a lo largo de estos años muchos responsables, trabajadores e invitados de las diferentes Cajas del grupo Caja Rural y de Seguros RGA. Y ese ha sido el privilegio que yo he podido disfrutar en esta segunda etapa entre Nimes y Gruissan.

Imposible no pensar en la primera vez que viví algo así en aquella bonita jornada del 2002 por mi tierra entre El Ejido y Sierra Nevada dentro del coche del Costa de Almería con Juan Martínez Oliver a los mandos. Y también imposible no acordarse de los buenos momentos vividos en carreras junior con los amigos del Club Ciclista Ciudad de El Ejido que capitanea Juan Álvarez. Pero cualquier etapa es un mundo. Y la de este domingo no iba a ser menos.

Para empezar, ya era todo un espectáculo arrancar rodeando Les Arenes de Nimes. Aunque el elemento que preocupaba a todos en carrera no era la tierra, ni el agua, ni el fuego sino el aire, ya que las fuertes rachas que había en la salida presagiaban posibilidad de abanicos.

Por tanto, todo el mundo ‘con las orejas tiesas’ desde el principio y nuestro director, Eugenio Goikoetxea, dando instrucciones y órdenes precisas en cada momento acerca de posibles peligros y lugares importantes en los que estar atentos a posibles ataques.

Atentos había que estar también permanentemente a la emisora para conocer los avisos de radio vuelta y también para atender las peticiones de unos corredores necesitados, principalmente, de avituallamiento sólido y líquido.

Y atentos al ritmo frenético de adelantar o dejar que te adelanten coches, motos y bicicletas en atención al orden de carrera y a las diferentes circunstancias que se van presentando en cada momento.

Realmente, aunque no sea la primera vez, impresiona todo lo que mueve las entrañas de una carrera. Y también impresionan la tensión y los nervios de esta primera jornada en línea de La Vuelta de ‘calma tensa’ en la que la carrera se decidió al final pero en la que el peligro inminente de abanicos no ha dejado resquicio a ningún tipo de demarraje para la fuga.

No obstante, entre instrucciones, entrega de bidones, atención a puntos difíciles, subidas al pelotón para asistir a corredores, atenciones mecánicas y demás la verdad es que las horas de carrera se me han pasado en un suspiro. Una carrera que vas imaginando y visualizando en tu mente con toda la información que vas recibiendo en lo deportivo y que he vivido y disfrutado de lleno en los entresijos, en lo organizativo.

Y lo mejor de todo es que vais a ser muchos más lo que podáis disfrutar de esta gran experiencia durante estas próximas semanas hasta la llegada en Madrid gracias a la apuesta por el ciclismo del grupo Caja Rural y Seguros RGA.

GALERÍA DE IMÁGENES

Etapa 2 La Vuelta 2017 (Nimes - Gruissan)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *