Pinchazo, familia, bailes y un ‘top 10’

La tan esperada por mi parte quinta etapa de La Vuelta a España con final en Roquetas de Mar ha sido, sin duda, una de las jornadas más completas en todos los terrenos de cuantas hemos vivido en estos años de Vuelta.

Y es que hemos tenido casi de todo, empezando por el pinchazo de una de las ruedas de nuestro coche de la caravana publicitaria. Menos mal que Olivia se ha percatado rápidamente del asunto y toda la maquinaria de la carrera se ha puesto en marcha para que nuestro todoterreno estuviera a punto para la salida de la caravana. Aunque, eso sí, la pericia de Olivia ha sido la que ha permitido tener a nuestro vehículo en el lugar donde tenía que estar una vez subsanado este inesperado contratiempo.

Por tanto, de esta guisa ha sido como ha arrancado una jornada marcada de nuevo por el calor tanto en la salida de Granada como en la llegada en tierras almerienses. Aunque, eso sí, con la salvedad de que en Roquetas terminábamos la etapa junto al mar brindando la posibilidad a más de uno de poder darse un chapuzón.

No obstante, antes de todo ello había que dar la talla en una zona de Punto de Encuentro en salida donde nuestros corredores no han parado de firmar autógrafos, el Capitán RGA ha estado ‘chocando los cinco’ con todo aquel que se cruzaba en su camino y Almudena Hernández, Carlos de la Peña y Lucía Borrazas de Seguros RGA han estado brindando atenciones a todos los amigos que se han acercado a visitar nuestro stand.

Y hablando de amigos, el que ha contado con la visita de muchos tanto en la salida como en la meta no es otro que nuestro ciclista almeriense, Cristian Rodríguez, gran conocedor del terreno por donde discurría la etapa y uno de los más buscados en nuestro equipo.

No obstante, el que ha conseguido volver a despuntar en la etapa y firmar el primer top 10 de los nuestros en La Vuelta ha sido Jonathan Lastra. Un corredor al que hemos visto tan sonriente como de costumbre en la salida como efectivo para conseguir engancharse en una escapada del día que ha costado muchísimo formar. ¡Enorme Jony!

Así que, una vez cumplidos todos los trámites en la salida, llegaba el momento de iniciar el recorrido rumbo a casa. Y a diferencia del año pasado en Calar Alto, esta vez sí hemos podido disfrutar de una etapa en la que mi tierra ha podido mostrar toda su luz con un sol radiante acompañando a los corredores y aficionados.

Y a diferencia del año pasado, esta vez sí que he podido vivir el final de etapa rodeado de un enorme elenco de familiares y amigos que han estado disfrutando in situ del gran espectáculo que siempre supone la llegada de un gran evento como es La Vuelta.

Permitidme estas líneas para agradecer a Caja Rural y Seguros RGA la alegría de vivir junto a mi madre el final de esta quinta etapa. Tanta brasa les di con que me llevaran a la meta de La Vuelta cuando llego a Almería en el año 1996 que a mis padres no les quedó más remedio que llevarme a ese final de etapa y aguantar estoicamente hasta que el niño vio pasar a su gran ídolo, Miguel Induráin, y vio de cerca a todos los ciclistas, autobuses, periodistas, bicicletas y demás miembros de la caravana ciclista habidos y por haber.

Su cara de felicidad disfrutando cada instante en la meta de Roquetas me demuestra no solo que esa deuda está más que saldada sino que con el paso de los años la he acabado convirtiendo, casi sin darme cuenta, en otra gran amante de las pruebas ciclistas. Poder compartir esa pasión y esa ilusión no tiene precio.

Y lo que tampoco tiene precio es poder contar con la eficacia de un Capitán RGA que ha saludado, se ha fotografiado y ha interactuado con un público concitado en línea de meta al que la velocidad con la que ha rodado la carrera le ha dejado sin el espectáculo de una caravana publicitaria que no ha podido parar por la premura de la llegada de los corredores. Así que pasaron, saludaron y se fueron.

Menos mal que nuestros Óscar Serrulla y Javier Oliva son precavidos y han preparado todo un arsenal de banderas para poblar la llegada un día más con banderitas verdes y la espiga de Caja Rural – Seguros RGA.

Cumplido, por tanto, todo lo relativo a la etapa con esa mención especial al buen papel de Jonathan Lastra entrando en la fuga buena y acabando la etapa en el octavo puesto, tocaba concentrarse en una zona de Parque Vuelta donde las bicis solidarias llevaban echando humo desde las 16.30 horas al son de nuestro incansable y genial Vicente Aguado.

Pero antes de entrar en el Parque Vuelta vamos con el capítulo de los encuentros empezando por el de la familia de Cristian Rodríguez que, como no podía ser de otra forma, se ha acercado al final de etapa a seguir de cerca a este joven valor de nuestro Caja Rural – Seguros RGA.

Como tengo el privilegio de conocerlos desde hace tiempo y haberles hecho muchas entrevistas puedo destacar que se trata de una familia noble y muy ligada al deporte ya que las hermanas de Cristian también han destacado en la gimnasia rítmica. Así que ha sido un placer volver a reencontrarme con ellos y poder felicitarles por poder vivir una jornada tan especial como esta.

No obstante, este no ha sido el único encuentro relacionado con nuestros corredores en esta jornada ya que camino al Parque Vuelta me han llamado la atención al ver que iba uniformado de Caja Rural – Seguros RGA para preguntarme por Fabrizio Ferrari.

Resulta que me he topado con una familia almeriense – uruguaya en la que una de sus integrantes, María, es de un pueblo cercano a la localidad natal de Ferrari. En esta ocasión, no ha sido posible el encuentro con su ídolo pero mandados quedan los saludos.

Y ya por fin instalados en Parque Vuelta hemos podido comprobar la enorme implicación de todos los asistentes con la causa solidaria a favor de Cruz Roja en Roquetas así como de los diferentes miembros de Caja Rural de Granada en la zona como Ana Parra y María Romero así como de Bernardino Villegas, María Luisa Ulierte, María Jesús Arroyo y los compañeros de Seguros RGA, Guillermo Andía, Pablo Lara y Antonio Fuentes que también han sudado la camiseta de lo lindo.

Aunque, en cualquier caso, hay que volver a resaltar el ambiente de camaradería que se vive en la fan zone de Caja Rural y Seguros RGA que en esta jornada ha desembocado hasta en un improvisado baile al ritmo de Jaime Urrutia. Lo podéis ver en el ‘bonus track’ del vídeo resumen de la jornada.

Y lo mejor de todo es que se han recorrido 505 kilómetros que se van a transformar en 1.515 euros a favor de la Asamblea de Cruz Roja en Roquetas de Mar de la mano de Caja Rural de Granada mediante una acción solidaria que, ciertamente, nos hace vivir con un mejor sabor de boca esta vuelta.

Termino estas líneas siendo una de las personas más ‘odiadas’ del día. He podido pasar un rato con la familia, he podido lavar ropa y… ¡voy a dormir en mi cama! Pero todo en esta Vuelta es efímero. Casi tanto como las escasas horas de sueño que voy a pasar en ella. Buenas noches… o días.

#SúmateAlVerde

GALERÍA DE IMÁGENES

Etapa 5 La Vuelta 2018 (Granada - Roquetas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *