Solidaridad, mala pata y la cofradía de la santa lona

La de este jueves ha sido, desde luego, una de las jornadas más peculiares y rocambolescas que me ha tocado vivir estos años siguiendo La Vuelta con Caja Rural – Seguros RGA. Una jornada en la que ha pasado casi de todo en cuestiones ajenas a una carrera en la que nuestro equipo ha vuelto a dar batalla con Lluis Mas y Jonathan Lastra en la escapada del día.

Lo primero que hay que reseñar es que la jornada comenzó torcida a primera hora de la mañana. Una mañana que empezó bien pronto porque había un largo traslado hasta Mondoñedo. Traslado pasado por agua y que se tiñó de nubarrones en nuestro corazón al enterarnos de que Olivia, la conductora de nuestro coche en caravana, se había torcido el tobillo en una gasolinera a pocos kilómetros de la salida y tenía que ser urgentemente atendida. Y lo peor de todo es que el resultado ha sido una pierna escayolada hasta la rodilla y estar a la espera de más pruebas para ver si tiene que pasar por quirófano. Peor y más tristes no podíamos empezar. ¡Gracias por tu entrega estos días y mucho ánimo, Olivia!

Ante esta circunstancia, tocaba reconfigurar los roles para este día, haciéndose cargo nuestro Capitán RGA de los mandos de un coche de caravana que hoy, además, tenía que afrontar un largo trecho con Javier Oliva repartiendo ‘merchandising’ a diestro y siniestro en las diferentes poblaciones por las que ha pasado la prueba camino de Estaca de Bares.

Y mientras todo esto ocurría, volvíamos a pedirle a todos los santos y meigas que el tiempo aguantara para poder disfrutar de una bicicleta solidaria que, en esta ocasión, estaba planteada para la salida y cuyos beneficios iban a ir a favor del Centro San Pablo y San Lázaro que trabaja con personas con discapacidad intelectual con una carpa que, finalmente, pudimos instalar justo enfrente del lugar que iba a recibir la ayuda.

Y la verdad es que, una vez más, no podemos hacer sino aplaudir y agradecer a toda la gente que se ha dado cita en nuestras bicicletas para colaborar con esta entidad. Personas como el Presidente de la  Diputación de Lugo, Darío Campos, la alcaldesa de Mondoñedo, Elena Candia, y, sobre todo, una numerosísima delegación de usuarios del Centro San Pablo y San Lázaro que han disfrutado de lo lindo con las actividades propuestas en nuestra carpa con la energía y el entusiasmo que transmite nuestro Vicente Aguado y con la presencia del Director General de Caixa Rural Galega, Jesús Méndez, el Director de Negocio, José Manuel López, y una amplia representación de compañeros de Caixa Rural Galega y Seguros RGA.

Por otro lado, bien representados hemos estado también en la zona de Punto de Encuentro donde nuestro ‘merchan’, nuestro café y nuestro cobijo, sobre todo cuando parecía que podía empezar a llover, ha estado muy solicitado. Una zona custodiada a lo largo de la mañana por Carlos Castellano y por Diego Arias de Seguros RGA.

Y entre el sobresalto inicial por lo de Olivia, unas cosas y otras hemos ido pasando una mañana en la que, a todo esto, había una prueba deportiva que atender, algo de lo que estaban muy pendientes nuestros ciclistas, muy concentrados en ser protagonistas del día. Y al final lo han conseguido de la mano de Lluis Mas y Jonathan Lastra, infiltrados en la escapada buena de la jornada para alegría de Javier y de Enrique López que han sido los invitados al coche de equipo.

Por tanto, mañana intensa que hemos rematado tras la marcha de la carrera haciendo una interesante y emotiva visita al Centro San Pablo y San Lázaro al que irá destinada la ayuda de 1.923 euros conseguida con la solidaridad de todos los asistentes.

Y es que, como comenté anteriormente, el centro estaba frente a nuestra carpa y la verdad es que era una ocasión magnífica de poder conocer de cerca el trabajo de la asociación o entidad que va a recibir la ayuda.

Sinceramente, ha sido una gran experiencia ver el entusiasmo y el cariño con el que Sor Isabel y el resto de colaboradores de este centro nos han recibido, nos han mostrado el extraordinario trabajo que realizan con todos sus usuarios, tratando de fomentar en ellos la mayor autonomía posible, y destilando alegría por todos y cada uno de los rincones de este centro. Desde luego que mejor invertidos no podrán estar esos 1.923 euros de ayuda solidaria que llegarán de la mano de Caixa Rural Galega.

De este modo, una vez terminada la visita tocaba ponerse de nuevo en carretera para meterse otro buen puñado de kilómetros rumbo a la localidad de O Barqueiro donde teníamos previsto colocar una lona gigante para dar apoyo a nuestro equipo. Y como había que hacer todo lo posible por adelantar a la carrera nos hemos puesto en marcha haciendo un peregrinaje de cinco coches siguiendo a José Manuel López por carreteras de montaña dignas del rally de Córcega.

No obstante, la realidad es que llegamos a nuestro destino antes de que llegara la carrera. Pero, eso sí, con tan poco margen de antelación que cuando fuimos a cruzar con la lona para montarla en el espectacular sitio escogido… la carretera ya estaba cortada.

Así que, llegados a este punto, no nos quedaba otra que esperar. Y ya que estábamos animar a Lluis Mas y Jonathan Lastra que seguían inmersos en la escapada del día camino al faro de Estaca de Bares.

Y una vez que toda la parafernalia de la serpiente multicolor liberó la carretera llegó el momento de buscar el punto en la playa junto al puente de O Barqueiro donde había que colocarla. Un punto que, desde luego, si no se es de la zona es bastante complicado de localizar porque hay que meterse por una carretera / camino que parece desembocar en ninguna parte. Y, de hecho, hay dejar el coche en un aparcamiento desde el que la playa ni se vislumbra. ¿Y esto que significa? Pues significa que todos los presentes hemos tenido que arrimar el hombro como si de los costaleros de la cofradía de la santa lona nos tratásemos para llevar el palet sobre el que se encontraba una lona de la que puedo garantizar dos cosas, que es gigante y que pesa…

En fin, por suerte para nosotros, el recorrido de esta particular procesión llegaba rápidamente a su fin. Y ahora tocaba el momento de desplegar la lona, que tampoco era tarea fácil, y de elegir la mejor orientación para que pudiera verse en televisión. Y todo esto con la duda de si finalmente sería posible que saliera o no.

No obstante, todos los miembros de Caixa Rural Galega han hecho lo posible para buscar el mejor emplazamiento y la mejor orientación con la esperanza de que tanto esfuerzo tuviera premio. Y aunque tardó en llegar un poquito más de lo previsto finalmente sí que lo tuvo. ¡Enhorabuena, chic@s!

Y ya la felicidad habría sido completísima si alguno de los nuestros hubiera conseguido rematar la jornada en lo deportivo. Pero ni Lluis Mas ni Jonathan Lastra consiguieron estar en la selección final de corredores que se jugaron el triunfo de etapa. Eso sí, lo cierto es que ambos llegaron exhaustos porque dieron en la carretera todo lo que tenían. Y eso es lo que nos exigimos a nosotros y es lo que se exigen y le pedimos a ellos. Con lo cual no queda otra cosa que decir: ¡Bravo, chicos!

En fin. Llegados a este punto y la satisfacción de los objetivos cumplidos llegaba el momento de recibir otra buena dosis de realidad recordando las más de dos horas de coche que nos tocaba afrontar de nuevo rumbo a Oviedo. Y tanto es el cansancio acumulado que me he visto obligado a hacer una parada en mitad del camino.

Y lo curioso es que el azar ha querido que viniera a repostar en la Estación de Servicio Hermanos Prieto de Jarrio. Un maravilloso lugar donde he sido atendido por la amable y sonriente Marina, que me ha recibido y me ha repostado el coche a ritmo de rancheras y me ha invitado a un café mientras me contaba que están luchando y recogiendo firmas porque necesitan más líneas de especialidades en el hospital de la zona y que haya un cardiólogo. Reivindicación más que justa que prometí contar. Dicho queda.

Y lo mejor de todo es que, después de haber compartido un rato muy agradable con ella y haberme tratado de maravilla, cuando me ha preguntado que donde podía verlo y le he dicho que en www.vivelavueltaconrga.es su respuesta ha sido: “¿RGA? Pero si ahí es donde tengo yo todos mis seguros. Yo soy clienta de Caja Rural”. ¿No es maravilloso? Que lujo que nuestros clientes sean personas como ella.

Buenas noches… o días. #SúmateAlVerde

GALERÍA DE IMÁGENES

Etapa 12 La Vuelta 2018 (Mondoñedo - Estaca de Bares)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *