Campeones de la solidaridad y casi también de la etapa

La tercera etapa de La Vuelta nos ha deparado muchas emociones y mucho trabajo en una jornada con doblete en lo que a la bicicleta solidaria se refiere y con mucha atención en lo deportivo a lo que pudiera hacer Jon Aberasturi en la meta de Alicante.

Y la verdad es que ni una cosa ni la otra defraudaron ya que tanto en Ibi como en Alicante se han recorrido un buen puñado de kilómetros que Caixa Popular y Caja Rural Central van a convertir en aportaciones solidarias y el ciclista del Caja Rural – Seguros RGA ha competido como un titán en el sprint para acabar firmando la cuarta plaza.

Y todo ello en una jornada que empezaba bien temprano en la ciudad del juguete, en Ibi. Un lugar volcado con La Vuelta y en el que la oficina de Caixa Popular se ha convertido en el punto de referencia de nuestras operaciones ya que un poco más adelante de la misma se encontraba la carpa de Caja Rural – Seguros RGA con la bicicleta solidaria mientras que unos pasos antes se ha emplazado el bus del equipo ciclista.

Por tanto, muy cerca hemos tenido unos objetivos de otros para poder disfrutar, en primer lugar, de como la gente de Ibi ha querido sumarse al carro de la solidaridad a base de pedaladas en la fan zone. Y la verdad es que la cosa ha cundido ya que se han acabado recorriendo 500 kilómetros que Caixa Popular transformará en una aportación de 1.500 euros a favor de la Asociación Pequeño Deseo.

Y todo ello gracias también al trabajo de los compañeros de Caixa Popular, con su Director de Negocio y Márketing, José María Company a la cabeza, y del equipo de compañeras de Seguros RGA, de Diana Martínez y Elena Gómez con Vicente ‘Auauauauauaguado’ al mando.

Por otro lado, otro punto de interés se encontraba en el bus del equipo. Un lugar junto al que se han emplazado José San Juan y José Sanfeliu, clientes de Caixa Popular y que han disfrutado de la experiencia de vivir la etapa desde dentro en el coche del equipo.

Asimismo, el que ha disfrutado pero de mucha atención por parte de los medios ha sido el esprinter Jon Aberasturi. Y es que todo el mundo tenía claro que la llegada de Alicante podía ser propicia para él. De ahí que hayan sido muchos los periodistas que se han interesado por conocer sus impresiones antes de arrancar la etapa. Y la verdad es que no iban mal encaminados después de comprobar como el vitoriano de Caja Rural – Seguros RGA ha acabado firmando la cuarta plaza.

Desde luego, por falta de ánimos para el equipo no será ya que la meta ha vuelto ha estar repleta de banderas de nuestro ‘team’ tras la llegada de la caravana y gracias al trabajo de María José Gracia, Óscar Serrulla, Lucía Borrazas y Lola Chacón que han hecho llegar las banderitas hasta los rincones más complicados.

Y tampoco ha faltado animación en una fan zone de Alicante con los compañeros de Caja Rural Central y el equipo de Seguros RGA, al que se han sumado también Marcos Pérez y María José Cano, poniendo toda la carne en el asador para que se recorrieran muchos kilómetros solidarios.

No obstante, hay que reconocer que un buen espaldarazo para esta iniciativa ha sido el hecho de que se hayan asomado a nuestras bicicletas el Presidente y Vicepresidenta de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón y Julia Parra, así como el alcalde de alicantino, Luis Barcala. Y es que todos ellos han animado a los presentes a sumarse a esta causa a favor de Alinur (Creciendo con las emociones. Centro de Educación Especial para personas con discapacidad intelectual).

Aunque también es verdad que el Director General de Caja Rural Central, José Victor Guillén, el Director de Negocio, Nicolás Gascón, y el Director General de Seguros RGA, Pablo González de Castejón, también se han subido a las bicicletas para contribuir con su granito de arena a que esta causa sumara lo máximo posible.

Y, finalmente, el reto ha concluido con otra cifra redonda de 500 kilómetros que se transformarán en una aportación de 1.500 euros a favor de Alinur.

Por tanto, ya solo quedaba rematar la faena con un sorteo de regalos que ha estado jalonado por bailes y saltos, no precisamente de saltamontillos que diría Vicente, en nuestro hinchable, y una foto de familia con caras de felicidad por el trabajo bien hecho.

No obstante, tengo que confesar que mi felicidad se ha visto rápidamente truncada por una llamada de la organización indicándome que o retiraba el coche de donde ellos mismos me habían dicho que lo dejara o se lo llevaba una grúa. Creo que he corrido casi tanto como Aberasturi en el sprint. De hecho, he corrido sobre la misma recta que los ciclistas. Por suerte, he llegado a tiempo.

Sin embargo, parece que la felicidad no puede ser completa. Y ya en el hotel es un capricho tecnológico el que me ha obligado a pasar las grabaciones por bluetooth y me ha hecho acumular a estas alturas un retraso de varias horas en el montaje del vídeo. Y lo peor de todo es que, como diría Sabina, ya no es ayer sino mañana. Vendrán días en que el peso que hoy te abruma se hará liviano. Vendrán días en que ese peso ya no será carga sino bagaje. Vendrán días. Han de venir… que canta mi también admirado Manolo García. Ahí lo dejo.

Buenas noches… o días.

GALERÍA DE IMÁGENES

Etapa 3 La Vuelta 2019 (Ibi - Alicante)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *