Trabajo en equipo y arraigo para tener el éxito garantizado

El valor del equipo y la importancia del arraigo han sido dos circunstancias que se han puesto más que de manifiesto en la jornada que nos ha llevado de Mora de Rubielos a Ares del Maestrat. Y es que han sido mucho los ejemplos que hemos tenido de que trabajando en equipo se hacen más y mejores cosas.

Sin duda, uno de los grandes ejemplos de este asunto lo ha puesto sobre la mesa la Caja Rural de Teruel que, junto a Seguros RGA, ha sido la encargada de poner toda la carne en el asador en la fan zone de nuestro equipo ciclista con bicicleta solidaria incluida.

Y cuando digo que han puesto toda la carne en el asador me refiero a que han pasado a pedalear a nuestras bicicletas y a animar a que lo hagan todos sus vecinos responsables autonómicos, provinciales y locales que no han dudado en alabar la iniciativa y en poner en valor todo el trabajo de Caja Rural de Teruel en la provincia. “Caja Rural es el alma de nuestra provincia. Quien no sepa eso es que no conoce la provincia de Teruel. Yo creo que somos un equipo Atadi, Caja Rural, las instituciones y todos los pueblos”, ha sentenciado Alberto Izquierdo, Vicepresidente de la Diputación de Teruel.

Lo cierto es que hay que alabar el entusiasmo y la unión con la que han trabajado los responsables de las diferentes instituciones para que la salida de La Vuelta en la provincia de Teruel y nuestra bicicleta solidaria fueran todo un éxito.

Y de este éxito se va a beneficiar una asociación, ATADI, que realiza una gran labor en toda la provincia con diversos colectivos y que se lleva de esta etapa, además del cariño de todas las personas que han pasado por nuestra fan zone, una aportación de 1500 euros gracias a los 500 kilómetros recorridos durante la mañana.

Aunque hay que reseñar que esa no es la única buena noticia para ATADI de la jornada ya que entre los muchos regalos que se han sorteado en nuestra carpa había como novedad una bici con los colores de Caja Rural y Seguros RGA. Y se da la circunstancia de que ha ido a parar a una trabajadora de la asociación llamada Otilia. Además, se da la curiosidad de que solamente hay dos Otilias en el pueblo, la ganadora de la bicicleta y otra simpática señora que se ha pasado toda la mañana animando en la carpa con la camiseta puesta. No se ha llevado premio pero la hemos recogido en el vídeo resumen junto a otras amigas de pueblo dando ánimos junto a nuestro Vicente Auauauauauauauaguado.

Por tanto, mañana muy intensa la que se ha vivido en Mora tanto para Juan Francisco Mangas, director de zona de Caja Rural de Teruel y todo su equipo, como para Eva Álvarez, Germán Corona, Manuel Santos, José Luis Turón y Óscar Serrulla de Seguros RGA.

Y vamos ahora con otro ejemplo del importante valor del trabajo en equipo. En esta ocasión nos ha llegado desde la caravana publicitaria donde la primera sorpresa ha sido ver como nuestro chófer ha tuneado el vehículo a base de imanes con la espiga de Caja Rural y Seguros RGA. Gran trabajo, Javier.

Pero la cosa y las sorpresas no se han quedado ahí puesto que si ya ha sido algo inesperado para María José Gracia ver el coche de esa guisa menos aun lo ha sido el encontrarse con el presente que Carlos Alarcón, acompañante en esta etapa en la caravana, le ha hecho llegar desde Madrid.

Y es que el bueno de Carlos se ha presentado perfectamente pertrechado con un hatillo protocolariamente entregado a María José. Aquí dejamos testimonio tanto del acto de entrega como del repertorio de víveres y estampita para el alimento corporal y espiritual.

María José Gracia me transmite su especial agradecimiento a Fernando Martín por lo bien que estaba hecho el hatillo y por lo bien que vienen estos víveres “para las penurias del camino”.

Eso sí, ahora me toca a mi poner de relieve que había que haber acompañado el asunto con una navajilla con la que poder ponerse manos a la obra con los ricos alimentos.

No obstante, el cutter que se utiliza para preparar el merchan ha acabado sirviendo de apaño para hacer una primera y sabrosa degustación. Hablo de oídas con lo de sabrosa, ¿eh?

Y en equipo hemos tenido que trabajar también en una línea de meta donde Serrulla y un servidor hemos jugado al juego del cambio de coche para que él pudiera subir a meta y repartir las banderitas que tan visibles han vuelto a ser en la llegada y para que yo pudiera salir a tiempo de la misma con el objetivo de avanzar en la elaboración de las historias de una jornada intensa y con el trabajo en equipo y el arraigo como grandes valores a destacar.

Y en cuanto a lo deportivo, lo cierto es que hoy se ha peleado muchísimo por formar la fuga. Tanto que la etapa ha llegado con mucho adelanto. Sin embargo, aunque los nuestros han estado en varios cortes, finalmente se ha formado una escapada de corredores de bastante fuste y sin presencia de los nuestros. Toca seguir picando piedra. Y nosotros aquí estamos deseosos de contarlo.

Este viernes llegamos a un sitio que respira ciclismo por los cuatro costados como es Onda. Y allí nos aguarda otra Caja Rural deseosa de brillar en La Vuelta. Preparados estamos para volver a echar el resto.

Buenas noches… o días.

GALERÍA DE IMÁGENES

Etapa 6 La Vuelta 2019 (Mora de Rubielos - Ares del Maestrat)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *