Final de vértigo y vértigo por el final

La penúltima, vertiginosa y lluviosa jornada de esta Vuelta 2019 ha empezado como una auténtica fiesta en Arenas de San Pedro, un lugar donde la presencia de la ‘serpiente multicolor’ ha sido todo un acontecimiento para una localidad que se ha volcado con la carrera.

Y una localidad en la que nuestro equipo ha vuelto a recibir el cariño de la gente en tanto en el entorno de nuestro bus como en la zona de control de firmas.

Sin duda, para ello viene muy bien todo el trabajo que se viene haciendo a lo largo de toda la carrera desde la caravana publicitaria. Una caravana que hoy ha contado con María Heres, Ana Peña y Javier.

Y hay que resaltar que se trata de un equipo tan eficaz que ha sido capaz de marcarse una coreografía antes de salir a repartir. ¿Todavía no le habéis dado al play?

La verdad es que la etapa prometía ya que estaba repleta de puertos. Y, además se trataba de la última oportunidad antes del final de La Castellana en Madrid.

Por tanto, se trataba de una ocasión perfecta para vivir la experiencia de seguir la etapa dentro del coche de equipo. Y esa es la intención con la que han afrontado esta oportunidad el Director de Negocio de Caja Rural de Salamanca, Agustín Pérez, y su hija, María Pérez.

Y la cosa no se ha quedado solo ahí puesto que también han podido disfrutar junto a los corredores de nuestro equipo antes de iniciarse la carrera y montarse en el coche de Caja Rural – Seguros RGA.

De este modo, tocaba dejar atrás Arenas de San Pedro para iniciar la ruta hasta Hoyos del Espino donde la lluvia se ha convertido en protagonista tanto para los corredores como para todas las personalidades e invitados que han tenido que vivir un final de etapa que se anunciaba muy pasado por agua.

En cualquier caso, eso no ha impedido que el equipo de voluntarios de Seguros RGA junto con Óscar Serrulla poblaran de banderas toda la zona vip de meta para hacer una vez más que el color verde fuera el gran protagonista al paso de los corredores.

No obstante, hemos tenido la suerte de que al menos la lluvia ha concedido una tregua en el momento en el que llegaban por ese punto todos los corredores en una carrera que iba partida en mil pedazos y que ha vuelto a suponer la consagración de uno de los grandes nombres propios de esta vuelta, el esloveno Pogacar.

Y no es en lo único en lo que hemos sido afortunados ya que el paso de la carrera por esta localidad nos ha permitido contar con la presencia de buenos amigos de la zona como Ángel Muñoz e Isabel Sánchez que han llegado hasta la línea de meta perfectamente pertrechados con los colores de nuestro equipo y acompañados de más familiares y amigos como Marlene Smith de www.gocycletours.net.

Interesante y entretenida ha sido la conversación con Marlene que es una canadiense que lleva ya varias décadas afincada en España y que se dedica a organizar expediciones cicloturistas por nuestro país con retos como el de emular el recorrido de las etapas de La Vuelta del año anterior. Desde luego, cuando tenga que recrear la de hoy va a contar con información y experiencia de primera mano.

Aunque también es cierto que solo hace falta echar un vistazo a su web y charlar un rato con ella para darse cuenta de que es una enamorada y gran conocedora de la Sierra de Gredos.

Y solamente hace falta compartir un rato con Ángel e Isabel para darse cuenta de que son unos enamorados de su tierra y unos magníficos anfitriones que, entre otras cosas, nos han ofrecido el calor de una chimenea y el de una buena conversación para reponer fuerzas antes de tomar el rumbo definitivo hacia Madrid. Gracias por todo.

Y ya en Madrid me ha llegado ese momento crítico de cada sábado noche antes de que acabe La Vuelta. Ese del vértigo en el que las emociones se amontonan entre echar la vista atrás y ser conscientes de todo lo vivido y recorrido en estas semanas a un ritmo frenético y echar la vista adelante y comprobar que estamos a unas horas de cruzar la última meta del Paseo de la Castellana y de que a partir del lunes todo vuelva a ser como era o como será antes y después de este pseudoparéntesis vital que supone La Vuelta.

Y escribo todo esto después de ver como nuestro grupo de WhatsApp echa humo con mensajes de cariño y agradecimiento de los que yo también soy partícipe y después de que en Barajas, donde me encuentro, hayan lanzado fuegos artificiales con motivo del final de sus fiestas y mientras en las ventanas de mi habitación retumban los ecos de un concierto de feria que me recuerda que yo también tengo esa otra vida encima de un escenario aguardándome a la vuelta de la esquina. Seis años ya y ese sudor frío de cada último sábado noche recorriéndome de arriba a bajo sigue siendo el mismo.

En cualquier caso, aunque son evidentes las señales de que esto llega a su fin, no hay que olvidar que todo llega pero a su tiempo. En este caso, a partir del lunes. Y es que este domingo todavía toca hablar del PPO, los invitados, la bicicleta solidaria, las banderitas… nos queda la traca final de La Vuelta con Caja Rural – Seguros RGA. Y luego ya de Madrid al cielo.

Buenas noches… o días.

GALERÍA DE IMÁGENES

Etapa 20 La Vuelta 2019 (Arenas de San Pedro - Gredos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *